Emprendedora con un objetivo: mejorar la calidad de vida. Con una combinación de estudios, investigación, experiencia clínica y empresarial y focalizada en la tecnología sanitaria (medtech), Beth Rosellini también es Angel Investors, reconociendo que es su “mejor útil para apoyar las misiones a evaluar y así tener la mayor oportunidad de tener un impacto sustancial”

Hábleme de su trayectoria profesional

Medtech-irelandMi carrera se ha desarrollado a través de un camino menos convencional, pero no cambiaría ni un ápice, ya que ha permitido una amalgama única entre la academia, la investigación y la experiencia clínica y empresarial del mundo real. Cada uno ha contribuido sustancialmente a lo que ahora es mi pasión a tiempo completo: colaborar con todos los involucrados en la prestación de atención sanitaria, de tal manera que ofrezcamos soluciones terapéuticas que realmente resuelvan las mayores necesidades insatisfechas del sistema y ayuden a los pacientes a vivir al máximo una vida de calidad.

Más específicamente, estudié matemáticas y química en la Universidad de Texas, en Austin. Opté por completar mi licenciatura en Artes un año más pronto de lo estipulado porque planeaba seguir los grados de nivel más alto. Fui a la Escuela de Odontología de Texas A & M Health Science Center, donde llevé a cabo mis estudios clínicos y de investigación, que se centraron en el dolor crónico de cabeza y cuello y las ciencias de los materiales.

Una vez graduada con un Doctorado de Cirugía Dental, trabajé en una clínica privada realizando la atención integral de pacientes de todas las edades. Apenas transcurridos 18 meses, lancé lo que luego se conoció como TeleMend Medical, una operación de atención móvil en centros de cuidados de enfermería de largo plazo en el centro de Texas. Comenzando con la entrega del tratamiento dental in situ, la empresa creció rápidamente hasta ponerse al servicio de casi 60 instalaciones diferentes con un añadido en los servicios incluyendo la ingeniería biomédica y el apoyo de la tele-consejería.

Usted fue vicepresidenta de Asuntos Clínicos para Nexeon MedSystems hasta hace poco. ¿Qué vinculación tiene actualmente con la empresa?

Fue durante mi periodo de trabajo en las instalaciones de enfermería cuando sentí la necesidad de realizar un impacto más importante que simplemente en los pacientes de un negocio de servicios en crecimiento, y quise participar en la construcción de soluciones que mejoraron el sistema de atención para todos. Dejé TeleMend después de tres años para invertir los ingresos en lo que yo consideré la mejor solución: Nexeon MedSystems, un fabricante de neurotecnología cuyo propietario mayoritario es un veterano con 15 años de experiencia en la industria: mi hermano, Will Rosellini. Anteriormente, habíamos colaborado en proyectos de investigación puntuales que requerían experiencia en poblaciones de pacientes geriátricos y/o soluciones de terapia anatómica de cabeza y cuello.

Top-100-Medtech-Innovator-Pitch-Competition-Houston-Mar2017Me uní al equipo de Nexeon mientras la empresa aún desprendía un espíritu emprendedor, el cual continúa y, así, tuve la oportunidad de estar involucrada en una serie de proyectos de desarrollo de negocios e investigación a nivel interno cuando se preparaba para la comercialización de su primer producto, un sistema de neuroestimulación cerebral profunda para el tratamiento de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson.

Asimismo, desempeñé los papeles de investigadora principal y experta de la industria en varias concesiones y proyectos de investigación con un compromiso constante de ser la “voz del paciente”, asegurándome de que en el centro de cada ingeniería, software, decisión de financiación, estábamos ayudando a los pacientes.

En un esfuerzo por diversificar mis inversiones, dejé el equipo de Nexeon como empleada a tiempo completo en diciembre de 2016, y he mantenido un papel como accionista activo y consultor de investigación cuando sea requerido.

Actualmente vive en Puerto Rico. ¿Qué trabajo desarrolla allí?

Desde que me mudé a Puerto Rico, he continuado trabajando en algunos proyectos de investigación independientes. He lanzado un nuevo negocio e invertido en otros, y me he ‘lanzado’ como portavoz de Nexeon para difundir el mensaje sobre la importancia del desarrollo y el reto de futuro que supone esta tecnología de vanguardia.

Más específicamente, mi investigación actual se ha centrado en las diferentes aplicaciones de la neuroestimulación interna y externa en la cabeza y la región del cuello. Me apasiona desarrollar terapias predecibles y no farmacéuticas que contribuyan a lograr la mejor calidad de vida para pacientes con enfermedades crónicas y también para pacientes sanos que desean herramientas para aumentar sus habilidades actuales. Al igual que las personas toman vitaminas para estar más saludable y más fuertes, ¿cómo podemos utilizar la terapia de neuroestimulación para proveer un resultado similar?

Hábleme de VeloVerge.

Lancé VeloVerge después de descubrir este vacío enorme en el espacio que idealmente vería esfuerzos colaborativos de TODOS los influyentes en el espacio de atención médica; esto incluye a los proveedores de atención médica y su personal, los pacientes, los cuidadores, las familias de pacientes y los pagadores de la asistencia sanitaria. VeloVerge es un grupo de consultoría de investigación y comunicaciones de nueva generación que se asocia con empresas emergentes de medtech y soluciones de atención médica en las fronteras de sus negocios, para ayudar a descubrir y ejecutar soluciones óptimas para los clientes.

¿Cuáles son los principales problemas que existen dentro del sistema de salud actual?

En realidad, muchas de las cuestiones que son evidentes hoy en los sistemas de salud en todo el HDC-Healthwildcatters-May2017-pitch-competitionmundo se deben a esta falta de colaboración entre estos participantes del sistema y los actores con capacidad de influencia. Con la creciente tendencia de los reembolsos por parte de las empresas aseguradoras vinculados a los resultados de los pacientes, se hace aún más crítica la cuestión de que los productos terapéuticos ayuden a los proveedores a satisfacer las necesidades de los pacientes de la manera más eficaz posible. Hemos desarrollado una metodología ahora probada para crear, arriesgar y ejecutar estrategias para desarraigar y lanzar productos de salud innovadores. Y ahora estamos asociándonos con varias empresas en cuyas ideas y principios creemos.

Para profundizar más en la situación, uno de los mayores problemas que he aprendido, y probablemente uno de los conceptos más sorprendentes, aunque tal vez resulte ahora obvio o aparente, es que los especialistas necesitan traductores. Por ejemplo, los neurocirujanos que han sacrificado decenas de miles de horas para convertirse en expertos en sus trabajos relacionados con el cerebro no pueden estar tan bien informados sobre chips de computadora autodirigidos; o sobre el gran modelado de datos para el desarrollo de algoritmos; o sobre cómo trabajar con un gobierno para aprobar un tema. O, mejor aún, cómo conseguir presupuesto y ayudas.

Ahora bien, este es un ejemplo extremo, y los neurocirujanos son en realidad lo suficientemente inteligentes para comprender bien toda una serie de ideas diferentes. Pero dicho esto, no hay suficiente capacidad para que alguien sea especialista en todo. Y así terminan siendo de este grupo que sube donde la gente habla de lo que sabe. De esta manera, se dan todas estas aportaciones de vital importancia por parte de médicos, pacientes, ingenieros, organismos reguladores, pagadores, etc. que deben tenerse en cuenta a la hora de lanzar un producto. Y más a menudo de lo habitual, y debido a la falta de colaboración o de conocimiento, las necesidades de al menos uno de estos segmentos influyentes no se están abordando.

Además, usted también es Angel Investor.

Es algo en lo que soy relativamente primeriza, pero que realmente estoy disfrutando. Aunque mi actividad y pasión siempre estuvo más en la línea del arremangarme y trabajar con pacientes y proveedores o en laboratorios con investigadores, también he descubierto que tengo una oportunidad única de identificar lo que yo llamaría una “muy buena oportunidad de triunfar”, es decir, una combinación entre la idea basada en el valor de la misma, el equipo, y los resultados.

Aunque aún no esté totalmente preparada para muchos de los diferentes proyectos, preveo que la inversión es mi mejor útil para apoyar las misiones a evaluar y, así, tener mayor oportunidad de lograr un impacto sustancial. Estoy constantemente aprendiendo sobre medtech y empresas de soluciones de salud. Investigo sobre las mismas la mayor parte del tiempo, e incluso llego a trabajar con las mismas en algunos casos. Ahora estoy empezando a invertir en los grupos en los que creo y deseo contribuir a su progreso. Aunque todavía estoy desarrollando mi filosofía de inversión -cómo identificar a las empresas infravaloradas en este espacio y cómo invertir en ellas-, estoy completamente dispuesta a invertir en empresas que están trabajando en soluciones de las que pudiera beneficiarme directamente. Porque, honestamente, ¿a quién le importa tener un futuro exitoso o alcanzar algún nivel de riqueza si no eres capaz de recordar tu propio nombre o no puedes controlar tus intestinos? Para mí, la calidad de vida es la clave. Y me hallo en el proceso de invertir en la restauración y el mantenimiento de esa calidad de vida.

Inma Sánchez