Este mes de octubre hemos presenciado cómo Etiopía ha hecho historia al elegir a la primera presidenta del Gobierno de su historia. Sahlework Zewde es, además, la única mujer que ocupa la jefatura de Estado de un continente africano en la actualidad.

La elección ha tenido lugar una semana después de que el primer ministro del país, Abiy Ahmed, aprobara una reforma de su gabinete, sin precedentes en el país, en la que reducía el número de carteras y establecía que la mitad estuvieran ocupadas por mujeres. De este modo, actualmente, 10 de los 20 miembros del nuevo Gobierno de Etiopía son mujeres.

Tras ser elegida por unanimidad en una sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento, Zewde fue firme en su discurso subrayando “la necesidad de una sociedad que rechace la opresión hacia las mujeres”. De este modo, la presidenta de Etiopía, quien anteriormente ejerció como directora general de la ONU en Nairobi hasta que asumió el papel de representante especial de António Guterres ante la Unión Africana, hace historia junto a la Premio Nobel de la Paz Ellen Johnson-Sirleaf, presidenta de Liberia entre 2016 y 2018 y primera mujer que alcanzó una jefatura de Estado en África; y Joyce Banda, segunda mujer en asumir ese puesto en el continente y primera en su país, Malaui, de 2012 a 2014.

Según ONU Mujeres, el continente africano ha demostrado su compromiso con la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer al ratificar casi todos los países la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Además, más de la mitad han ratificado el Protocolo sobre los Derechos de la Mujer en África de la Unión Africana; y entre otros hitos, también hay que citar la declaración de la Unión Africana del periodo 2010-2020 como el Decenio de la Mujer Africana.

Además, y tal como ocurre en Etiopia, en la actualidad se registra un récord en cuanto al número de escaños parlamentarios ocupados por mujeres. Qué duda cabe de que la elección de una mujer al frente del gobierno, en sociedades tradicionalmente patriarcales, contribuye al necesario empoderamiento femenino, más aún en un continente como África, donde las mujeres son el motor económico de las familias y la sociedad en general.

Las próximas elecciones presidenciales y legislativas del continente tendrán lugar en Madagascar, Mauritania, El Congo y El Chad. ¡Esperemos que Etiopia se convierta en un ejemplo, un ejemplo más de lo que debería ser una tendencia creciente, y que tengamos nuevas sorpresas antes de que finalice 2018!

María Cano Rico