La irrupción de la tecnología en nuestras vidas ha supuesto uno de los cambios más importantes a los que se ha enfrentado la sociedad en los últimos tiempos. El ecosistema empresarial, las fórmulas del trabajo, los medios de comunicación o las relaciones sociales son la punta del iceberg de una multitud de aspectos que han sido alterados, a pasos agigantados, en los últimos años. Estamos atravesando una época de disrupción ante la cual podemos estancarnos o aprovechar el momento para mejorar cuestiones como la inclusión o la diversidad que hasta hace poco no nos planteábamos.

Las cifras del panorama educativo español que ofrece el Instituto Nacional de Estadística son alentadoras cuando se analizan los porcentajes de mujeres con estudios superiores: el 53% tienen un título universitario frente al 47% de los hombres. Cifras que aumentan cuando se reduce el rango por edad: el 44% de las mujeres entre 20 y 24 años tienen un título universitario comparado con el 34% de los hombres de la misma edad.

Sin embargo, conociendo estas cifras, sorprende observar el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Panorama de Educación 2016. Resulta evidente el fuerte sesgo de género en los campos científico-tecnológicos, donde las mujeres representan alrededor del 30% de los estudiantes; mientras que en el campo de la Educación representan el 81%, o en el de la Salud y Servicios Sociales representan valores cercanos al 75%.

Desde Madrid Startup Community Forum nuestro desafío es motivar a las mujeres a estudiar carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). Queremos ayudar a construir la próxima generación de mujeres líderes a través del ecosistema emprendedor digital y tecnológico.

En tiempos de disrupción y de cambio en la era tecnológica, la diversidad en las empresas es muy relevante. El estudio de McKinsey, Delivering Through diversity, muestra que “las empresas más avanzadas en establecer estrategias de diversidad tienen mejores resultados financieros”. Igualmente, las startups fundadas o cofundadas por mujeres sobreviven en mayor cuantía, y crean más valor a medio plazo.

Solo el 7% de las startups digitales están lideradas por mujeres como fundadoras o cofundadoras, según el último estudio State of European Tech 2017, de Atómico & Slush. Hay, por tanto, un gran recorrido para crecer exponencialmente, y desde nuestra organización ayudamos a emprender y crear iniciativas y empresas que ofrecen proyectos diversos e innovadores.

Las mujeres se enfrentan a más problemas también cuando intentan encontrar inversores, porque su oferta es diferente y los inversores son en su mayoría hombres.

En este sentido se posicionaba la Secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, en el segundo foro Inspiring Women in the Digital Era que organizamos cuando hablaba de la necesidad de que los proyectos que se financian por inversores e instituciones sean “ciegos” para evitar este sesgo de entrada.

En nuestra organización trabajamos para dar visibilidad al talento digital, colaboramos en programas de diversidad de corporaciones que fomentan la inclusión digital y ayudamos a emprendedoras a encontrar financiación para sus proyectos. En MSCF hemos decidido aprovechar este momento clave de transición hacia un mundo digitalizado, estamos a tiempo y en el camino correcto de conseguir una sociedad más justa.

Teresa Alarcos

Presidenta de Madrid Startup Community Forum (MSCF)