El pasado diciembre, con una gran mayoría, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución de condena a Myanmar por violar los derechos de los rohingyas, denunciando arrestos arbitrarios, torturas y violencias contra esta minoría étnica.

Ciertamente, un pronunciamiento importante que se ha alcanzado gracias también al trabajo tenaz y meticuloso de una mujer: Razia Sultana. Tiene 47 años y nació en el estado de Rakhine, en el norte de Myanmar, ex Birmania. Se convirtió en abogada cuando era adulta. Estudiar para una niña musulmana de la minoría rohingya es, de hecho, una tarea heroica.

Vive en Chittagong, Bangladesh, y camina de palma en palma por los laberintos fangosos de Cox’s Bazar, 150 kilómetros más al sur, el enorme campo de refugiados con vista al Golfo de Bengala, donde un millón de musulmanes rohingya se han amontonado en los últimos años, expulsados por el ejército birmano desde sus asentamientos en las zonas fronterizas. Su trabajo es ayudar a las mujeres a través de la asociación que fundó en 2017, la Rohingya Women Welfare Society: alfabetización, apoyo psicológico, acceso a la atención médica, protección contra los matrimonios precoces y la trata. Una red de 60 mujeres trabaja para ella y gestiona un refugio para mujeres maltratadas.

Pero Razia Sultana también lleva a cabo trabajos de investigación. Desde 2016 ha entrevistado a cientos de mujeres y niñas expulsadas del estado de Rakhine y se han publicado varios informes de los testimonios recopilados (“Witness to horror” en 2017, “Rape by command” e “The Killing fields of Aletankyew”, en 2018, www.kaladanpress.org) en los que Sultana demostró que las violaciones y las mutilaciones masivas fueron utilizadas como arma de guerra y limpieza étnica contra el pueblo rohingya por el ejército de Myanmar, un país mayoritariamente budista.

Con esos documentos en la mano, en 2018 habló en el Consejo de Seguridad de la ONU, primer miembro de la minoría rohingya en tener acceso al Palacio de Cristal, denunciando la violencia sexual y las violaciones de los derechos humanos contra su pueblo.

A menudo preguntan a Razia Sultana cómo puede hacer frente a la historia de las niñas y madres violadas y mutiladas, de su capacidad reproductiva para una estrategia de guerra precisa. ¿Cómo se puede manejar todo ese dolor? Ella no duda: “alguien tiene que hacerlo. Sí, es doloroso, pero tengo que ayudar a mi gente, necesitamos justicia”. Recientemente, en una entrevista, admitió: “yo también, como mujer rohingya que trabaja junto a otras mujeres, he sufrido amenazas e intimidación y experimentado acoso. Pero el miedo no me detiene, ser activista de derechos humanos siempre implica riesgos”.

Sus informes también entraron en la investigación iniciada por la Corte Penal Internacional contra el ejército birmano por limpieza étnica y genocidio contra las minorías.

Sultana está profundamente convencida de que esta investigación es una voz contra la injusticia e indica quiénes son los culpables y la administración estatal detrás de ellos y cree en la presión internacional que puede ejercer el Tribunal de La Haya, incluso si el caso Rohingya tiene muchos enemigos. Para Sultana es urgente mantener la atención y continuar pidiendo que se detengan las atrocidades; las víctimas “necesitan justicia y toda la humanidad debe saber que nadie tiene derecho a oprimir a las minorías”.

Me ha parecido que, en este preciso momento, la historia de Razia Sultana merecía un espacio aquí en Mujeremprendedora. La historia de una auténtica luchadora contra el racismo.

Anna Conte 

Directora de Mujeremprendedora