Hace un par de semanas, volviendo a casa con Manuel, nos cruzamos con dos jóvenes africanas en la calle, no sé decir si eran turistas o inmigrantes, no importa: vestían de manera deportiva, al estilo europeo; sin embargo, emanaban una realeza innata, una belleza auténtica, la profunda dignidad de una raza que ha sufrido tanto y sigue sufriendo… Estos fueron los sentimientos que intercambiamos espontáneamente mientras nos invadía un sentido de respeto, de empatía tácita.

Días después, retomaba el hilo de esas sensaciones leyendo algunos artículos y ensayos sobre mujeres africanas. Según Jacques Giri, un africanista de renombre internacional, será “la mujer africana, más que los hombres, más que las escuelas, más que la radio, el cine o la televisión, la que formará el África del mañana”.

La sociedad civil africana de hoy se pregunta cuál puede ser el elemento capaz de imprimir el codiciado cambio de respeto al condicionamiento impuesto por la globalización. Mas allá de la complejidad de la pregunta y de la respuesta, algo emerge: según los sociólogos, en casi todas las sociedades africanas existe un fuerte componente matrilineal, que puede reprimirse temporalmente bajo la influencia del islam u otras ideologías, pero que siempre termina resurgiendo.

Y para que reaparezca, lo primero que hay que hacer es estigmatizar todo el condicionamiento cultural impuesto por el colonialismo. De hecho, antes de que las potencias europeas aterrizaran en África y sometieran a los pueblos indígenas, se ha demostrado ampliamente que había muchas mujeres afro que destacaban por su carisma.

Basta pensar en la reina Ana de Sousa Nzinga Mbande (1583–1663), más conocida como Ana Nzinga, soberana de los reinos de Ndongo y Matamba, que defendió tenazmente los intereses del orgulloso pueblo de Mbundu de las acciones de Bantu, negociando primero y luego oponiéndose al dominio portugués. Nzinga aún es recordada todavía en Angola no solo por su visión política, sino también por sus extraordinarias tácticas militares. Cabe señalar que, para el pueblo Mbundu, la relación familiar se calculaba teniendo en cuenta el linaje por línea femenina.

A caballo entre el siglo XIX y XX encontramos a la heroína keniana Mekatilili wa Mwenza de Mijikenda, la primera guerrera que luchó contra los británicos y, por eso, fue encarcelada en un campo de trabajo en el norte del país, del cual, más tarde, logró escapar para llegar a la ciudad costera de Malindi a pie y emprender de nuevo su lucha revolucionaria.

La reina Lozikeyi Dlodlo, sucesora  de su esposo, el rey Lobegula, en el gobierno del pueblo de Ndebele hacia finales del siglo XIX, se opuso tenazmente, tanto a través de la diplomacia como con la fuerza militar, a la ocupación de esas tierras por parte de los colonos blancos, creando posteriormente la antigua Rhodesia (ahora Zimbabwe).

En 1929, en Nigeria, estallaron los famosos disturbios, todavía recordados hoy en día, como la “Revuelta de las mujeres Aba”, donde miles de ellas se opusieron a los soldados de la corona británica para protestar contra la introducción de un nuevo impuesto a la propiedad.

Sin embargo, aunque ha habido figuras de este calibre en la historia africana, en el curso del colonialismo y, más tarde, durante la independencia de los regímenes coloniales, se radicalizó “una idea patriarcal de roles, introducida por el patriarcado europeo y confundida por una supuesta tradición africana, que, de hecho, ha borrado efectivamente la memoria de esas mujeres que ocuparon posiciones de responsabilidad y de liderazgo”. Esta es la lectura que hace Nanjala Nyabola, una analista política keniana de reconocido prestigio.

Pero hoy las cosas están cambiando gradualmente… Y de esto hablaremos en el próximo número de Mujeremprendedora.

Anna Conte

Directora de Mujeremprendedora