Febrero de 2019. Esa fecha será recordada como un hecho histórico dentro de Boy Scouts of America, una de las organizaciones scout más grandes en los Estados Unidos y una de las organizaciones juveniles más grandes en el país, con más de 2,4 millones de participantes jóvenes y casi un millón de voluntarios adultos.

Inma-Sánchez-opinión-768x1024-768x1024Desde su fundación en 1910 como parte del Movimiento Scout Internacional, creado por el británico Robert Baden-Powell, más de 110 millones de estadounidenses han sido miembros de la BSA.

¿Por qué? Porque será cuando eliminarán la referencia masculina boy de su programa juvenil para facilitar la integración de las niñas. “A partir de febrero de 2019, el nombre del programa juvenil más antiguo será Scouts BSA”, afirma el jefe de la organización, Michael Surbaugh, mientras que el nombre de la organización continuará siendo Boy Scouts of America.

“A medida que entramos en una nueva era para nuestra organización, es importante que todos los jóvenes puedan verse a sí mismos en el movimiento scout de todas las maneras posibles”, reconoce.

Esta iniciativa, forma parte de la campaña Scout Me In, destinada por primera vez a chicos y chicas del programa Cub Scout. La creatividad de Scout Me In cambia la perspectiva al mostrar lo que es ser un scout desde el punto de vista de un niño. En lugar de simplemente mostrar a los scouts que participan en actividades, la campaña los acerca a la acción, desde la pesca, el ciclismo y el piragüismo hasta el lanzamiento de cohetes y la fabricación de slime.

Este paso se suma al que ya dieron en octubre del año pasado, cuando la organización anunció que había decidido aceptar a niñas en sus filas “tras años de recibir solicitudes de familias y niñas”.

“Esta decisión es fiel a la misión y los valores centrales de BSA descritos en el Juramento y la Ley Scout. Los valores de Scouting, confiables, leales, serviciales, amables, valientes y respetuosos, por ejemplo, son importantes tanto para los hombres como para las mujeres jóvenes”, dijo el presidente ejecutivo de los Scouts de América, Michael Surbaugh.

La organización argumentaba que esta decisión se tomaba tras ver que “las familias de hoy están más ocupadas y son más diversas que nunca. La mayoría tienen ingresos dobles y hay más hogares monoparentales que nunca antes, lo que hace que los programas convenientes que sirven a toda la familia sean más atractivos”.

Se trata de un avance más que significativo en la organización, que se adapta a los nuevos tiempos y a las nuevas demandas de la sociedad. Habrá que esperar para ver cómo siguen evolucionando. Impaciente estoy.

Inma Sánchez

Periodista