Este tiempo de confinamiento ha servido a las empresas para acelerar proyectos que de otra manera hubieran llevado meses o incluso años de debate, alineamiento de equipos y planificación. En esto coinciden las promotoras de the bewo project y las 37 empresarias entrevistadas para el estudio “Conversaciones con #CEOs durante la crisis de la #COVID19”.

Al inicio del confinamiento en España, se podía leer a distintos sociólogos indicar que este ha sido el experimento social más grande nunca imaginado, porque ha significado un confinamiento prácticamente global. Nunca antes tantas personas de tantas zonas geográficas diferentes habían teletrabajado al mismo tiempo.

Laura Inés Fernández, CEO de la consultora BLI Mindset

En las empresas, los resultados de los primeros días arrojaron la revisión de posibles mejoras en los procesos, desburocratización y simplificación de los mismos. Ello significó una considerable disminución de los tiempos de respuesta. De igual modo, se ha acelerado la aceptación de algunos cambios pendientes implantación. En estas circunstancias, la resistencia al cambio ha desaparecido.

Así lo decía una de las entrevistadas, Cristela Reyes, directora de una agencia de comunicación: “las situaciones límites ponen a las personas en un modo de cambio y, a partir de esto, se empieza a pensar de otra manera”.

A modo de ejemplo, Anna De Quirós, directora de una aseguradora, nos comenta que, en el sector de seguros, hace mucho tiempo que existe la posibilidad de realizar revisiones de peritos sin que el mismo esté presencialmente en el lugar. Ha sido este contexto el que ha permitido su implementación de manera generalizada. El cliente dejó de lado la reticencia a la falta del profesional en su casa priorizando la salvaguarda de la salud

O Mariana Camperchioli cuando explica que los laboratorios de análisis clínicos que ella lidera en Córdoba, Argentina, han utilizado la tecnología para simplificar procesos, disminuir desplazamientos y aumentar la comunicación con médicos y pacientes. Afirma que la tecnología estaba disponible hace tiempo, pero que no ha sido hasta ahora que han podido desplegar todo su potencial.

En el listado de mejoras también han aparecido los canales de comunicación de las empresas. No solo a nivel interno, donde @WhatsApp, @telegram y @MicrosoftTeams se han convertido en canales oficiales; si no la actualización de la imagen corporativa, la web y la comunicación a través de las redes sociales.

Por supuesto, también ha significado poder ponerse al día de la cantidad de cosas que siempre quedaban en un segundo orden de prioridades, incluso adelantando planes de futuro. De hecho, algunas empresas españolas que no se han acogido a ERTE de proporciones mayores para poner a los equipos a trabajar en cuestiones de futuro, revisión de la oferta, desarrollo de servicios y productos, etc. Así lo comentan varias de las CEOs entrevistadas.

Por su parte, más allá de los procesos de cambio citados que se han acelerado, debemos incluir el listado de procesos que probablemente no se hubieran dado de no ser por esta situación. Por ejemplo, tanto Lourdes Isern, propietaria de farmacias, como Carme Pros, directora de empresa de transporte de pasajeros, comentaban que este tiempo también ha servido para acercarse a la competencia con la que la comunicación ha sido más fluida que nunca. Intercambiar información, protocolos de actuación, experiencias e ideas ha sido resultado de esta situación tan única.

Imma Folch, CEO de la agencia de comunicación LF Channel

¿Pero cuáles han sido los proyectos de cambio más radical que han ocurrido debido a la crisis del coronavirus? Proyectos del área comercial, de transformación digital e incluso de modelo de negocio.

Dentro de los proyectos del área comercial, dos aspectos clave: internacionalización e incorporación de nuevos canales de distribución. Para algunas empresas, la internacionalización estaba planificada pero no para antes de dos o tres trimestres. Sin embargo, esta crisis sanitaria les hizo saltar por los aires las previsiones en el mercado nacional y decidieron acelerar su internacionalización. Incluso iniciativas como “Conversaciones con #CEOs durante la crisis de la #COVID19” ha permitido cruzar contactos de valor comercial entre empresarias y tender puentes para facilitar el proceso de internacionalización.

El uso casi obligado de la venta online o el delivery ha consolidado la ampliación de los canales de distribución. Este es el caso de empresas como la de Natalia Tatian cuyas tiendas de artículos deportivos vieron su actividad totalmente parada y sin posibilidad de ERTE, por no ser un instrumento contemplado en Argentina, país donde reside su negocio. Ella que ya tenía planificada esta fase, se vio obligada a acelerarla de un día para el otro.

Por su parte, la transformación digital de las empresas en muchos casos y, según los expertos, no era más que un apartado del To-Do-List. Según nuestras entrevistas, el 66% de ellas trabajaba 100% en la nube, por lo que “irse a casa” fue tan solo cuestión de recoger lo que quedaba en el escritorio. Para el 34% restante, la adaptación pudo incluir desde accesos remotos hasta adquisición de hardware para poder trabajar.

Por último, el cambio más radical que han sufrido las empresas son las que han tenido que cambiar totalmente su modelo de negocio al online. Tal es el caso de Claudia de la Riva, que se vio de la noche a la mañana con la restricción de poder ofrecer su servicio basado en la facilitación de canguros para cuidado de niños de manera presencial. Ellos cambiaron totalmente de ser un marketplace a una plataforma de contenidos en directo.

Todo esto ha sido posible en medio de la pandemia, donde la lista de cosas y personas que nos han hecho falta tanto física como literalmente. Esta es la demostración, en vivo y en directo, que las personas en general y las mujeres en particular somos capaces de adaptarnos a ritmos vertiginosos, sobre todo si cambia el contexto. Estamos dispuestas a poner todo de nosotras, haciendo malabares entre lo profesional y lo familiar para sacar las cosas adelante. Y, la figura de Dirección es fundamental. Si contamos con una Dirección que hace su trabajo, que guía a su equipo y le da sentido a todo lo que va a hacer, lo tendremos todo. No es fácil, pero bien seguro justifica la aventura.

Laura Inés Fernández, CEO de la consultora BLI Mindset, e Imma Folch, CEO de la agencia de comunicación LF Channel