Informe GEM sobre financiación de proyectos empresariales

Según el último Informe Especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor) 2015 sobre Financiación para Emprendedores que recoge información de más de 60 economías, la crisis financiera global ha dejado una huella que persiste y ha obligado al 95% de los emprendedores del mundo a emplear financiación propia para la puesta en marcha de sus empresas. “Esta reciente crisis financiera, la peor de los últimos 80 años, ha tenido un profundo efecto en el panorama económico así como en el de los emprendedores” informan los autores del estudio, Dr. Caroline Daniels, Miguel Herrington y Penny Kew. Concretamente, el informe estudia los patrones en los modelos de financiación para emprendedores en el mundo.

El anterior informe sobre la financiación empresarial, que utiliza los datos recogidos durante un ciclo de investigación anual, fue publicado hace diez años. Desde entonces, la disponibiliphoto-1417632993443-302f4897cf67dad de fondos, las fuentes de financiación y el coste de emprender un negocio han evolucionado.

El descenso global financiero ha hecho a los empresarios más dependientes de sus fondos propios, mientras nuevas fuentes de financiación para emprendedores como el crowdsourcing han ganado popularidad.

A pesar del hecho de que el coste medio para crear un negocio ha disminuido, los autores del estudio revelan que el acceso a la financiación es uno de los problemas más relevantes para empresarios en muchas economías, siendo las pequeñas y medianas empresas las que más tienen que luchar.

La inversión media necesaria para crear un negocio en 2004 era de 54.000 dólares (48.200 euros) y 65.000 dólares (58.000 euros) en 2006. En 2015, el promedio tan solo ha sido 13.000 dólares (11.600 euros).

“Debido a que en 2015 se usaron las medianas, a diferencia de los dos informes previos que se basaron en los promedios, está claro que una comparación directa no es viable, pero esto realmente indica una voluntad por parte de los empresarios actuales de emprender un negocio con menos recursos y su capacidad de hacerlo así que deducimos que este hecho tiene que ver con la influencia de Internet”,  afirma Herrington.

Desde una perspectiva global, el 95 % de empresarios usa fondos propios a la hora de emprender un negocio. España e Israel, con un 79%, son los dos países con el porcentaje más bajo de empresarios que usan su propio dinero como una fuente de financiación de sus proyectos empresariales.

Los índices de inversión de los propios emprendedores varían tremendamente, desde un 47% en Burkina Faso y Senegal, hasta un 91% en China y un 98% en Indonesia. Los empresarios también han aumentado la proporción media que invierten -en 2004, aportaban el 66% del capital inicial de su start-up, mientras que en 2015 el porcentaje había subido hasta el 72%. “Esto indica una tendencia mucho más pronunciada de independencia en el clima económico actual” subraya Herrington.

Herrington dice que el empleo de recursos propios, a veces llamado ‘autoarranque’ o ‘bootstrapping’, ha sido sobre todo generado por necesidad cuando los empresarios se han visto sin poder asegurar una financiación por terceros. “Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres empresarias que afrontan sin duda un trato desfavorable en los prestamistas tradicionales, tanto en países en vía de desarrollo como desarrollados”, recalca

Las diferencias en cuanto al género de empresario se extienden más allá de la banca. En la gran mayoría de las economías estudiadas, las mujeres empresarias han declarado que necesitan menos dinero para comenzar un negocio que hombres. En Canadá, los hombres afirmaban necesitar 8.5 veces más para financiar su proyecto, -la diferencia por género más desmedida.

Para muchos empresarios, sus propios ahorros, así como las contribuciones procedentes de vecinos, familia y amigos jugaron un papel importante; la inversión de desconocidos era mucho menos común. “Comenzar la vida en una posición privilegiada obviamente da a los empresarios un empuje para arrancar; en particular en África y Norteamérica, donde los índices de inversión informal son los más altos, ” dice Kew.

“En todas las regiones, la mayoría de los inversores informales proporcionan fondos para miembros cercanos de la familia, mientras un porcentaje sustancial proporciona fondos a amigos y vecinos”, continua explicando.photo-1453230806017-56d81464b6c5

Los bancos siguen siendo una fuente importante de financiación en todas las regiones. Sus contribuciones de fondos se extienden desde un cuarto de los empresarios en África y Asia & Oceanía, hasta suministrar financiación para un tercio de los empresarios en Norteamérica. La inversión pública tiene también un papel importante y es más alta en Norteamérica y Europa. Pero el informe muestra que las formas tradicionales de financiación empresarial, cada vez más, están siendo suplantadas por nuevas fuentes que florecen como los préstamos entre particulares, crowdfunding, microfinanciación y cooperativas de financiación. Al mismo tiempo, las industrias, los modelos de negocio y el concepto ‘marketplace’ están siendo redefinidos por la tecnología móvil.

Daniels dice que la globalización y el papel de la tecnología -incluyendo las redes sociales- no pueden ser subestimadas, en particular en naciones más desarrolladas. “Los empresarios en Norteamérica tienen considerablemente una mayor probabilidad de tener acceso a fuentes más sofisticadas de financiación para emprender, como VC y el crowdfunding”, explica. “El 14% de los empresarios norteamericanos se han financiado a través del crowdfunding, al contrario que en África, Asia y Oceanía, donde sólo el 2% de los empresarios han tenido acceso a esta fuente de financiación, detalla.

“El negocio es cada vez más global, como el reconocimiento de quién tiene acceso a recursos es cada vez más transparente, los participantes de esta industria, exploran cada vez más nuevos modos de conseguir financiación en todas las economías”, concluye Daniels.

*Global Entrepreneurship Monitor es el estudio líder mundial principal sobre el espíritu emprendedor. Coordinado de forma central, a través de un amplio esfuerzo de colección de datos internacionalmente ejecutado, el GEM es capaz de proporcionar información de alta calidad, informes exhaustivos, que realzan la comprensión del fenómeno emprendedor.