“Una mujer decidida, dinámica y pragmática”. Así es Rosa Allegue, directora de Administración y Finanzas de Skechers USA Iberia. La CFO lleva nada más y nada menos que 17 años en la compañía. “Cuando me incorporé en 2002, Skechers era una empresa americana totalmente desconocida en nuestro país en aquel momento, ahora es una marca totalmente consolidada a nivel mundial”, comenta.

Al frente del área de Área de Administración y Finanzas, Allegue tiene una visión global que se complementa con el hecho de haber formado parte de la compañía desde sus inicios. “Tengo una visión global de la empresa y, además, al estar desde el principio tengo todo el histórico que tan bien viene cuando una empresa crece muy rápidamente como le ocurre a Skechers. A veces los procedimientos no están consolidados y el saber por qué pasan las cosas, o dónde se toman las decisiones, ayuda mucho”, explica.

Allegue ha profundizado en la importancia de España para Skechers desde un punto de vista internacional. “A nivel numérico, consolidando cifras, poco, ¡para qué engañarnos, hay que ser humilde! España es un país pequeño comparado por ejemplo con nuestros compañeros chinos que solo en el Día del soltero venden tanto como ¡nosotros en medio año! Sin embargo, aportamos mucho en saber hacer, en procesos”, confiesa, insistiendo en la idea de que “los españoles somos muy constantes, trabajadores, colaboradores y creativos. Por eso somos muy respetados a nivel mundial. Y mira que aquí nos flagelamos constantemente echando por tierra todas nuestras virtudes… En Skechers estamos metidos en los grupos de trabajo internacionales porque damos siempre un punto de vista valioso. Muchas de nuestras iniciativas se “copian” en otros países. Por ejemplo, la primera franquicia de Skechers a nivel mundial fue en Iberia. Nosotros también cogemos las mejores prácticas de nuestros colegas, sobre todo europeos, con los que tenemos mayor contacto por proximidad geográfica”.

Socia fundadora de EJE&CON

Allegue también da clases de operaciones y producción en la UCM y en Management y Liderazgo en la Geneva Business School. “Al final, la vida te lleva por sitios que no imaginas, y cuando hace 30 años no quería dedicarme a la enseñanza ni loca, pues hace ya tiempo que me encanta compartir mis conocimientos y experiencias”, confiesa.

Además, está embarcada en otros proyectos como la Asociación EJE&CON, de la que es socia fundadora y miembro de su junta directiva y ha escrito los libros RRelatos HHumanos y RRetratos HHumanos, “junto a otros 10 autores y muy buenos amigos para, de una forma amena, hablar de los sentimientos de las personas en las empresas, algo que muchos olvidan y que es absolutamente necesario para conseguir un equipo productivo cohesionado…”.

El ballet clásico, la “mejor escuela de negocios”

Académicamente, sus primeros estudios fueron los de ballet clásico en la Escuela de Auguste Bournonville. “Era muy jovencita, empecé con nueve años y tuve que compaginar el colegio con estos otros estudios, muy demandantes en tiempo y compromiso personal. En pocos años, creamos varios de los alumnos con nuestro profesor y coreógrafo Adolfo León, a quien desde aquí rindo tributo, la compañía de “Ballet Clásico de Madrid”, cuando en España el ballet clásico apenas era reconocido, más allá de una actividad extraescolar”, relata Allegue.

“Una experiencia maravillosa que, en su momento, dada mi juventud, no supe valorar en su medida. Hoy sé, y no paro de repetirlo, que ha sido mi mejor escuela de negocios: disciplina, trabajo en equipo o esfuerzo fueron algunos de los valiosos aprendizajes que me llevé de esa etapa de mi vida”, confiesa.

“A los 18 años decidí que no era muy buena bailarina y como no quería dedicarme ni a la enseñanza ni a la coreografía, colgué las zapatillas y nunca más he vuelto a bailar. Cerré una etapa y abrí la siguiente, operaciones y finanzas”, explica.

Con respecto a su formación superior, Allegue estudió ADE y “como siempre había trabajado y estudiado, tras echar un par de currículos (¡aún en papel!) me incorporé a Siemens España”, comenta. “Con la gran suerte de ser seleccionada para realizar una formación dual en Alemania durante casi tres años. Fui número uno de mi promoción. Unos años muy intensos y multiculturales pues no solo coincidía con mis compañeros alemanes, sino con empleados de todo el mundo, sobre todo ingenieros. Como suele suceder, la vida personal y profesional siempre se enreda. A Alemania fuimos tres españoles y ¡me acabé casando con uno de ellos! Llevamos ya 30 años de vida en común, con dos maravillosas hijas”, revela.

Después de 10 años en Siemens como Controller Financiero, Allegue decidió que quería un cambio radical y se embarcó en el año 2000 en el grupo Netjuice, una startup española de comercio electrónico, la primera incubadora de negocios online en España. “Por aquel momento algo totalmente novedoso y entonces ¡también ruinoso! Fueron dos años muy interesantes donde aprendí mucho más que en cualquier máster, pero por aquel entonces España no estaba preparada para la red y fue un proyecto fallido, dábamos pérdidas sin parar”, comenta. Fue en ese momento cuando se incorporó a Skechers Iberia, donde ya lleva 17 años.

La diversidad, un valor para las empresas

Sobre la presencia femenina en Skechers Iberia, Allegue ha destacado que cuentan con una plantilla paritaria al igual que en su comité de dirección, que está también equilibrado en materia género. “Sí es cierto que algunas áreas aún están descompensadas y requieren un esfuerzo. Y, para ello, desde la compañía potenciamos el liderazgo femenino con algunas políticas concretas, como fue la firma del acuerdo Más Mujeres Mejores Empresas, o el haber participado en el Proyecto Promociona, que busca que haya más mujeres en la alta dirección”, señala.

Y es que Allegue subraya que la diversidad en una compañía aporta innovación, creatividad, atracción de talento, espíritu de equipo, humildad, resiliencia, tolerancia. “Cuando te rodeas de personas distintas, solo puedes salir ganando. Eso sí, también requiere, entre otras cosas, de una actitud abierta, paciencia, visión a largo plazo. Algo que cualquier buen líder debe sin duda ir sobrado…”. Y, concretamente en el sector Retail, la presencia femenina es “absolutamente necesaria para reflejar la diversidad de nuestros clientes, y no solo en las tiendas de cara al público, donde sí hay muchas mujeres, sino en todos los puestos y funciones de la empresa, en I+D, en operaciones, en dirección, etc”.

Allegue ha participado recientemente en la sesión ‘Women Leaders in Retail’ de Retail Forum, y ha profundizado en la idea de que estos encuentros sectoriales permiten conocer las novedades del sector, prepararte para lo que va a llegar y, sobre todo, permiten conocer la problemática que tienen otros colegas y cómo lo solucionan. “Aprendo mucho en estos encuentros”. Además, ha insistido en que “fue un placer participar y aprender de mis compañeras de mesa, las empresas están haciendo esfuerzos para mejorar la diversidad de género en todas las áreas y muy especialmente en la dirección. Porque no nos engañemos, esto es una cascada, y si la alta dirección no se implica, los cambios irán mucho más lentos, si es que se llegan a hacer. Esta fue la principal conclusión desde mi punto de vista”.

María Cano Rico