La Asociación de Armadores de Santa Pola está constituida por un total de 26 empresas de los municipios de Torrevieja, San Pedro del Pinatar, Altea, Villajoyosa y Santa Pola. Reme Ruso es su presidenta.

¿Podría comentarnos cuándo y con qué objetivo nació la Asociación de Armadores de Santa Pola?

La Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Fresco en Santa Pola se creó en 1977, siendo su primer presidente Pedro Juan Buades. Su fin principal era aglutinar al sector pesquero para defender sus intereses. En aquella época, Santa Pola era el primer puerto pesquero del Mediterráneo en número de embarcaciones y en desembarques, con embarcaciones faenando en el norte de África además de los caladeros nacionales.

¿Podría hablarme de las empresas que forman la Asociación de Armadores de Santa Pola?

La Asociación la componen 26 empresas armadoras. El perfil que predomina es el de pequeñas empresas familiares, la mayoría compuesta de varios socios.

Reme Ruso¿Qué funciones y líneas de acción desarrollan?

Principalmente, tener informados a los asociados sobre todos los aspectos de la política y gestión pesquera, y recoger la opinión y reivindicaciones de los asociados para elevarla a la Administración. Tenemos interés también en desarrollar proyectos propios que interesen a nuestros asociados, pero encontramos muchas trabas para hacerlo.

¿Cómo describiría el movimiento asociativo de mujeres en el sector pesquero y acuícola?

En nuestro caso, el movimiento asociativo de las mujeres en el sector pesquero, y hablando siempre de mujeres implicadas en la propiedad de las embarcaciones, es informal porque no está constituido jurídicamente y se moviliza por razones circunstanciales en momentos determinados. No existe una actividad reglada con líneas de trabajo planificadas.

¿Qué valoración hace sobre la participación de la mujer en los órganos representativos decisorios y consultivos del sector?

La valoración no es muy buena porque a pesar de la importancia de su labor en el día a día, puesto que hacen toda la gestión empresarial mientras los hombres están todo el día en el mar, ésta no está lo suficientemente reconocida ni remunerada en la localidad. Persiste la tendencia a que las mujeres no participen directamente en la toma de decisiones sobre el sector pesquero local. Sin embargo, y por mi propia experiencia, mi participación en órganos de representación y gestión nacionales es tan valorada como la de cualquier otra persona. Nunca me he sentido infravalorada en las reuniones de CEPESCA y con la Secretaría General de Pesca.

¿La Asociación de Armadores de Santa Pola cuenta con algún tipo de ayuda o subvención?

La Asociación de Armadores no tiene subvención alguna. Se mantiene de las cuotas de sus asociados y los cargos directivos se sustentan sin remuneración.Tradicionalmente no ha habido inquietud por organizar actividades que interesen al sector pesquero local,muy probablemente porque no han contado con la labor de las mujeres en tierra y porque estas no han contado con la formación suficiente para poder plantear este tipo de acciones. La organización de cursos formativos para mujeres sería muy conveniente.

¿Cómo describiría la evolución de vuestra profesión?

La tendencia ha sido regresiva en todos los sentidos. Primero por razones tecnológicas. Con la aparición de los materiales sintéticos y su fabricación industrial, el papel de las rederas fue disminuyendo hasta desaparecer. Actualmente, el papel de la mujer en la pesca se desarrolla en la tramitación administrativa de documentos por parte de la esposa del armador. En el caso de mujeres que no son armadoras, sus opciones laborales en el sector pesquero, actualmente, son nulas a pesar de las potencialidades del sector.

¿Cuáles son las principales problemáticas y los retos que todavía tienen por delante afrontar?

De manera general, la Asociación de Armadores y las propias mujeres que la formamos estamos ignoradas por la administración autonómica a la hora de desarrollar la política pesquera, a pesar del peso que tenemos en la gestión diaria de la empresa y en las posibilidades que se abrirían para las empresas armadoras si se facilitara el emprendimiento por parte de las mujeres.

Finalmente, desde el punto de vista del movimiento asociativo pesquero y acuícola, ¿en qué posición se encuentra la Asociación de Armadores de Santa Pola? ¿Cuál es su protagonismo a nivel nacional?

Actualmente, la Asociación de Armadores de Santa Pola forma parte activa de CEPESCA y, dentro de sus posibilidades económicas, participamos en todas las actividades que convoca. Representamos, aún, a una flota importante, con asociados en Torrevieja, San Pedro del Pinatar, Altea y Villajoyosa, además de los armadores de Santa Pola. Nuestra intención es incrementar la presencia en los foros donde se discuta la política del sector pesquero para elevar la opinión y reivindicaciones del sector, así como emprender acciones que contribuyan a mejorar la gestión de los recursos pesqueros, la viabilidad de las empresas armadoras y el reforzamiento del papel de las mujeres de la pesca.

María Cano Rico