Con la entrada en vigor del Real decreto Ley 6/2019 de 1 de marzo, se amplía el derecho de los trabajadores, reconocido en el artículo 34.8 del Estatuto de los Trabajadores, adaptar la jornada y la forma de prestar sus servicios incluido lo que conocemos como “teletrabajo”

La modificación, si se llega a poner en práctica, sería un gran avance en los derechos de los trabajadores, que están empezando a presentar sus solicitudes en las empresas para adaptar su jornada animados por las informaciones que están recibiendo de la llamada “jornada a la carta”.

Aunque el procedimiento de solicitud es sencillo, ya que se realiza a través de una petición por escrito a la empresa, el trabajador debe tener en cuenta que no todas las solicitudes de adaptación van a ser aceptadas por las empresas y si después del plazo de negociación máximo de 30 días que establece la ley para que las partes lleguen a un acuerdo, si dicha solicitud es denegada tendrá que acudir a la jurisdicción social en defensa de sus derechos.

A mi juicio, la mejor opción para evitar la conflictividad laboral es que, desde el punto de vista colectivo empresarios y representantes de los trabajadores acuerden medidas en aras de la conciliación.

Las medidas más demandadas por los trabajadores, según mi experiencia, son, entre otras, la reducción de horario de comidas en empresas con turnos partidos, horario flexible de entrada y de salida, jornadas intensivas en el periodo estival, posibilidad de realizar teletrabajo, bien sea durante toda la jornada o en momentos puntuales, por necesidades personales concretas del trabajador haciendo especial referencia a trabajadores con menores y familiares a cargo.

Estas medidas podrán aplicarse en determinadas empresas, pero cómo se va a adaptar la reforma a los autónomos, a las  pequeñas empresas, a las empresas con trabajadores a turnos o con horarios comerciales, tendremos que esperar a la evolución jurisprudencial y a la negociación colectiva para ver cómo se desarrolla la denominada “jornada a la carta”.

Lola Justo Mateo

Abogada de Legálitas