Innovación, revolución digital, evolución de las tecnologías. Igualdad, conciencia social, tolerancia y respeto  son términos y expresiones que escuchamos continuamente, pero que, en algunas ocasiones, pierden su sentido.

IMG_2527Si hablamos de mujeres en carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática), la realidad muestra que no acaban de encontrar su lugar en medio de esta revolución tecnológica y digital. En estas carreras, tradicionalmente vistas como “de hombres”, el papel de la mujer aún no alcanza un mínimo suficiente para lograr la tan esperada inclusión.

En un sistema adquirido de forma inconsciente aprendemos a distinguir lo que “es de hombre” de lo que “es de mujer”. Luego, reproducimos y enseñamos estos modelos a nuestros hijos. La elección de las profesiones se ve influida por este conjunto de hechos culturales, potenciando la brecha de género en algunas áreas. El área STEM es una de ellas.

Usar prendas de color rosa no hace a un hombre menos masculino; del mismo modo, elegir su carrera siguiendo su vocación y no un uso social preestablecido no hace a las mujeres menos capaces para destacar en una “carrera de hombres”.

El informe ‘She Figures’, publicado en el 2013, reveló la preocupante situación en los países de la Unión Europea en relación a mujeres en carreras STEM: de cada 10 científicos, sólo tres son mujeres. En España, los datos del Ministerio de Educación Cultura y Deporte de 2015, mostraron que apenas el 26% de los alumnos de las ramas de Ingeniería y Arquitectura fueron mujeres. A pesar de que este tipo de puestos ha aumentado un 20% en los últimos años, la mujer opta por permanecer alejada de este tipo de carreras.

Identificar esta realidad es un paso trascendental, pero para cambiarla se requieren acciones valientes, persuasivas y rigurosas que permitan acercar más estas carreras al público femenino.

Lo que pretendemos con el proyecto Women at Technology, una iniciativa de Universia y Womenalia con la colaboración de Accenture y Banco Santander, es aportar para contribuir a revertir esta realidad difundiendo datos de interés, aumentando las acciones formativas, incrementando las actuaciones para reforzar la confianza de las mujeres profesionales del sector, potenciando la presencia de las mismas y haciendo imprescindible su presencia para alcanzar la plena integración socio laboral. Con Women at Technology buscamos este cambio.

Como ejemplo, el Portal de Profesiones elaborado por Universia cuenta con una serie de entrevistas a profesionales de distintos sectores, entre las que destacan profesionales pertenecientes al área de STEM. Esta web contará con entrevistas que en un 50% serán realizadas a hombres y en un 50% a mujeres. De este modo, tendremos una mayor representación y acercaremos más estas carreras al público femenino.

Puesto que gran parte del empleo que se genere en los próximos años estará estrechamente relacionado con la revolución tecnológica y digital y, por consiguiente, con las carreras STEM, es fundamental fomentar ese tipo de formación en la mujer. Si continúa siendo minoritaria, las mujeres tendrán menores oportunidades laborales. En definitiva, será más difícil la igualdad real entre hombres y mujeres.

Susana García Espinel

Directora Universia España