Hace un par de días estaba viendo un capítulo de la segunda temporada de ‘El ministerio del tiempo’ y apareció María Pita. De los tres personajes que estaban en escena, dos conocían perfectamente quién era esta mujer excepto la nueva jefa del ministerio, lo que provocó, tras su marcha, una crítica por parte de los otros personajes, quienes afirmaban que cómo podía estar al mando de un ministerio de historia sin saber quién era María Pita.

Inma-Sánchez-opinión-768x1024-768x1024En ese momento me sentí identificada con la nueva jefa porque tengo que reconocer, desde mi más absoluta ignorancia, que no recuerdo haber escuchado ese nombre jamás en mi vida. En ese momento decidí poner en “san Google” quién era esta mujer, y me sorprendió enormemente su historia y, aún más, el hecho de no saber nada sobre ella.

Mayor Fernández de la Cámara y Pita, popularmente conocida como María Pita, fue una heroína de la defensa de La Coruña en 1589 contra la Armada Británica. Ahí es nada.

Según explican en la página de turismo de La Coruña, “corría el año 1589, Sir Francis Drake, corsario de la marina británica, asedia A Coruña como castigo por su apoyo a la “Armada Invencible”, enviada un año antes por el Rey español contra Inglaterra.

Tras largos días de lucha feroz y fuego intenso la población se refugia y ofrece resistencia tras los muros de la Ciudad Vieja. Mujeres y niños colaboran tanto como hombres. Puertas, ventanas, colchones, todo vale para cerrar los boquetes. Pero, trágicamente, el enemigo consigue abrir una gran brecha de acceso. Ante el cansancio y el gran número de muertos y heridos la ciudad cree sucumbir.

Es entonces cuando María Pita, adelantándose con una pica, derriba y mata al alférez inglés arrebatándole su bandera. A la vista de esta heroicidad, los ánimos abatidos de los coruñeses se transforman, lanzándose enardecidos sobre los enemigos que emprenden precipitadamente la huida”.

Cuando leí su biografía y me enteré de todo lo que logró esta mujer, me sentí -y tengo que confesarlo- cabreada conmigo misma por no saber nada de ella, por no sonarme su nombre, por desconocer su historia.

Por eso, mi sección favorita de Mujeremprendedora es la de ‘Mujeres en la historia’. Gracias a ella he conocido la vida de personas fascinantes como Audrey J. Naylor, precursora en lactancia materna; Aletta Jacobs, primera mujer en asistir a una universidad neerlandesa y en obtener el título de doctora de medicina en su país; Hassana At-Tamimiyya, primera escritora andalusí cuyos versos han llegado hasta nuestros días; o la exploradora Delia Akeley.

Muchos de los nombres puede que no suenen a muchas personas, por eso les damos voz, porque son mujeres que se han ganado, por derecho, un hueco en los libros de historia.