El juego, además de ser un entretenimiento, es una forma de aprendizaje y de autoconocimiento continuo

Interior 1Licenciada en Comunicación Audiovisual y postgraduada en Guion de Ficción, Sara Bella es una joven emprendedora que se caracteriza por su creatividad, además de por ser una amante de los juegos. Ha trabajado como periodista, crucigramista, redactora de libros de refuerzo y como especialista en marketing y comunicación online, hasta que hace apenas seis meses se animó a crear White Rabbit, un room escape situado en el centro de Barcelona, que cuenta con tres originales salas llenas de misterio y enigmas por descubrir.

¿Podría explicar a nuestros lectores qué es un room escape y cómo surge esta tendencia?

Un room escape es una actividad de ocio para grupos de entre dos y seis personas que consiste en escapar de un espacio tematizado en menos de 60 minutos. Para hacerlo, es necesario trabajar en equipo y resolver todo tipo de pruebas de ingenio.

Interior 3White Rabbit nació en enero, ¿cómo surgió y cuál ha sido su acogida por el momento?

La primera vez que descubrí como jugadora lo que era un room escape me quedé impactada. Ni en mis mejores sueños habría contemplado la posibilidad de vivir en primera persona una experiencia de este tipo. Era como ser la protagonista de uno de los juegos de aventuras gráficas a los que tantas horas había dedicado (Monkey Island, Indiana Jones, Day of the Tentacle, Sherlock Holmes, etc.).

De este primer room escape salí (aunque no conseguí escapar, nos faltaron unos cinco minutos) convencida de que quería inventarme uno yo misma. Y después de un año, mucho esfuerzo, mucha ilusión, bastante sufrimiento y, sobretodo, la ayuda de mi familia, pareja y amigos, abrí las puertas de White Rabbit.

¿Cuál es el objetivo de White Rabbit?

Ofrecer un espacio en el que los adultos puedan divertirse como niños. A menudo la gente al hacerse mayor deja de jugar… ¡Gran error! El juego, además de ser un entretenimiento, es una forma de aprendizaje y de autoconocimiento continuo. Nos ayuda a pensar diferente, a romper la rutina, a evadirnos de nuestra cotidianidad. Y esto, inevitablemente, favorece nuestra creatividad y nuestra capacidad de resolver problemas de todo tipo.

¿Qué diferencia hay entre White Rabbit y otros room escapes?

Supongo que la principal diferencia es la variedad de propuestas lúdicas que ofrecemos. Además de Invitation, que es el room escape más “clásico”, tenemos dos salas más: The Thinking Room y Playground.White Rabbit (1)

¿Podría hablarme de cada una de ellas?

Invitation es un room escape para grupos de dos a seis jugadores ambientado en una fiesta de cumpleaños de un niño que lleva décadas desaparecido. En un máximo de 60 minutos, el grupo tiene que resolver todos los enigmas que se esconden en esta fiesta macabra para conseguir escapar.

The Thinking Room es un room escape diferente a cualquier otra sala de Barcelona. Además de ser solamente para una o dos personas, el juego se desarrolla en una única sala totalmente blanca y minimalista. Como su nombre indica, allí no hay mucho que buscar ni encontrar, simplemente hay que pensar.

Finalmente, la sala Playground es un espacio polivalente en el que ofrecemos distintos juegos de cluedo en vivo y de deducción para grupos de cuatro a 20 personas. Es ideal para aquellos que saben que llevan un detective dentro.

DESTACADACada uno de los juegos está desarrollado a partir de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner. ¿Podría hablarnos sobre esta teoría y cómo se aplica en White Rabbit?

Según Gardner, de la misma forma que podemos encontrarnos con distintos tipos de problemas, también contamos con diferentes tipos de inteligencia: la visual o espacial, la kinésica o de movimiento, la lógica o matemática, la del lenguaje, la musical, la interpersonal… Cada uno de nosotros tiene más desarrolladas algunas de estas inteligencias que otras. A veces ni siquiera somos conscientes de ello.

En White Rabbit hay enigmas pensados exclusivamente para cada una de estas inteligencias, de manera que en todos los grupos de jugadores siempre hay alguien que es capaz de resolver una prueba que otros no consiguen comprender. Es muy gratificante ver salir a todo el mundo con la satisfacción de haber aportado algo único al grupo.

¿Cómo gestionó la dificultad de las pruebas en relación al tiempo?

Es algo con lo que, después de seis meses en activo, confieso que sigo experimentando. Creo que tengo muchísimo que aprender y he llegado a un punto en el que vivo mi trabajo como un eterno “work in progress”. No me imagino dando por acabados mis juegos y sentándome a esperar que lleguen nuevos jugadores. Prácticamente cada semana se me ocurre algo nuevo que quiero incluir en alguna de las salas. Me encanta que sea así y espero no perder nunca la ilusión por intentar ofrecer cada día una experiencia mejor.


¿Qué buscan las personas que acuden a White Rabbit?Interior 4

Pasar un rato diferente, divertido y en el que se sientan retados. A todos nos gusta ponernos a prueba y, si encima podemos hacerlo divirtiéndonos y con la compañía de amigos o familiares, todavía mejor, ¿no?

¿Cuál es el perfil del público?

Seguramente gracias a nuestra variedad de salas y a una ubicación muy céntrica, tenemos jugadores de todo tipo: estudiantes que necesitan desconectar, familias y parejas con ganas de hacer juntos una actividad diferente, amigos en busca de un plan original, empresas que desean fomentar la buena relación entre sus trabajadores, etc.

¿Se ha planteado ampliar el número de habitaciones o abrir otro nuevo room escape?

No tengo la intención de abrir más habitaciones ni locales, pero sí que tengo entre manos nuevos juegos que se podrán realizar en las salas Playground y The Thinking Room. Son salas polivalentes y versátiles que permiten la convivencia de varias actividades en un mismo espacio (en momentos diferentes, claro). Uno de ellos está inspirado en Alicia en el País de las Maravillas. ¡Me muero de ganas de estrenarlo!Interior 2

¿Qué opina del futuro de los room escape?

Me cuesta un poco pensar en el futuro de algo que hace apenas un año y medio que conozco pero, personalmente, espero que sea algo que haya llegado para quedarse. Los adultos nos merecemos la oportunidad de volver a ser niños de vez en cuando.

María Cano Rico