Carme Hortalà es la directora general de GVC Gaesco Beka, una compañía cuyo objetivo es el de acompañar al inversor en el mercado de capitales, además de acercar y ayudar al ahorrador en esa trasformación hacia inversor.

Hortalà es también socia de WomenCeo y Eje&Com; además de una mujer muy involucrada en la reivindicación de la igualdad de género, así como en cualquier otra discriminación. “Creo en los currículums ciegos y por desgracia (me encantaría no tenerlo que defender ya) defiendo las cuotas para forzar el cambio en la igualdad”, comenta.

GVC. Origen y evolución

Hortalà se incorporó a la compañía en 1998. Desde un punto de vista histórico explica que, “aunque 2018-04-20-PHOTO-00000048la presentación corporativa de GVC tiene su origen en 1942 con el nombramiento de Xavier Garçón como agente de cambio y bolsa en la Bolsa de Barcelona, según mi entender, la actual compañía nace en 1971 con el nombramiento de Mª Àngels Vallvé i Ribera como agente de cambio y bolsa en la plaza de Barcelona, siendo asimismo la primera mujer de España en ejercer dicha profesión”, explica.

“Debido a la Reforma del Mercado de Valores de 1989, tres agentes de cambio y bolsa se anticipan y se unen en una sociedad instrumental en 1984 creando GVC: Garçón, Vallvé Contreras. Una vez implementada dicha ley, transforman la Sociedad en Sociedad de Valores”, prosigue.

Desde el punto de vista de Hortalà, Mª Àngels siempre ha sido el alma de la compañía. “Su fuerte espíritu emprendedor la llevó a comprar a los socios Garçón y Contreras sus respectivas partes para crear GVC: General de Valores y Cambios. Posteriormente, y con la idea de ir consolidando la sociedad, decidió adquirir la rama de actividad bursátil de la también Sociedad de Valores barcelonesa GAESCO en 2008. Y en el 2013 compró la antigua Sociedad de Valores del Grupo BANKIA, creando así en la actualidad el grupo financiero GVC Gaesco Beka”.

20 años en GVC

Hortalà realizó sus estudios de Economía en la Universidad de Barcelona, “quizá más por trayectoria familiar que por vocación personal”, -aclara-. Posteriormente, obtuvo el título de Analista Financiero por el Instituto Español de Analistas Financieros, así como el de Analista Financiero Europeo (EFFAS); y, años más tarde, cursó el Programa PDG del IESE y el Programa Promociona de ESADE.

Respecto a su trayectoria laboral, inició su carrera profesional en 1990, en el Departamento de Estudios de la Bolsa de Barcelona, coincidiendo con la presidencia en aquel momento de José Serna, y bajo la dirección de Walter Scherk y Pere Viñolas. En 1992 se unió a la Dirección Financiera del Ayuntamiento de Barcelona bajo la dirección de Pilar Solans, “refinanciando en pocos años la deuda municipal, obteniendo los ratings de Moody’s y Standard & Poors para emitir deuda municipal en los mercados internacionales como Estados Unidos, Japón y Alemania entre otros”, explica. Su principal responsabilidad era el riesgo de divisa y de tipos de interés.

En 1998 se incorporó a GVC para llevar la Dirección Comercial y la Subdirección del Grupo. Ambos cargos los ejerció hasta la fusión con Gaesco en 2008, momento en el que asume la Dirección General de la Sociedad de Valores. En 2012, y a raíz de la compra de Bankia Bolsa (hoy Beka Finance), lleva la Dirección General desde Madrid.

Componente comercial

Hortalà explica que la dirección general de GVC Gaesco tiene un gran componente comercial. Así, por LL&C-10un lado, debe gestionar, liderar, apoyar a los distintos equipos de asesores patrimoniales de la compañía, tanto con relación laboral como con relación mercantil y, paralelamente, coordinar la gestión de clientes minoristas, banca privada y clientes institucionales. “Adicionalmente, una buena cooperación entre todos los distintos departamentos es indispensable para el buen funcionamiento de la compañía, lo que me ocupa una gran parte de mi tiempo”, explica.

Con respecto a su actual cargo, Hortalà ha confesado que le encanta lo que hace. Motivar al equipo de ventas, empatizar con todos los colaboradores, coordinar las campañas comerciales con marketing, llevar el seguimiento de los proyectos tecnológicos, analizar los avances en innovación y en experiencia de cliente, participar en foros institucionales, etc.

Gran defensora de la mujer trabajadora, Hortalà se siente “ampliamente agradecida a las nuevas tecnologías que, hoy por hoy, permiten una conciliación familiar mucho más fácil”, destaca. “Después de años he conseguido llegar a una conciliación laboral/familiar. Me dedico en cuerpo y alma cuando estoy en mi “querida” GVC Gaesco y también puedo dedicar un tiempo de calidad (que no de cantidad) a mis “más que queridísimos” hijos”, recalca.

Además, Hortalà es consejera del Fondo de Garantía de Inversiones (FOGAIN) desde 2001 y consejera del Banque Maroquine du Commerce Extérieur (BMCE) desde 2017.

“Mujer, madre, ejecutiva y buena amiga de mis amigos”

Así se describe Hortalà, quien confiesa que le encanta comentar que le apodaron hace años ‘Sonrisas’. “Este es un apodo que creo me sigue definiendo por mi carácter optimista, positivo y alegre”, indica.

Hortalà tiene una hija de 14 años y un hijo de 12. “Son lo mejor de mi vida, expresión creo generalizada en todas las madres. De ellos aprendo modernidad, ilusión y, sobre todo, alegría”, recalca. Además, ha indicado que “no hay mejor sensación que sentirse querida y rodeada de amigos, en los buenos momentos de la vida, pero especialmente sentir su incondicional apoyo en los momentos más duros”.

Por otra parte, ha señalado que se considera una persona muy activa y, en este sentido, tiene dos grandes aficiones deportivas: el baile y el esquí. “Por otra parte, me encanta la música en todas sus facetas, desde una buena Ópera en el Liceo o el Teatro Real hasta un concierto de jazz en un festival veraniego de la Costa Brava, unas habaneras en Menorca o los últimos conciertos en los que he estado como Bruno Mars y U2”, reconoce. Además, otra de sus pasiones es la cocina: “mi gran maestra en la cocina fue Mey Hoffman, en su escuela gastronómica en el Barrio Gótico de Barcelona”, señala. Hortalà también heredó de su abuela una gran afición por los caballos.

MIFID II, un reto profesional

Con respecto a sus próximos proyectos, ha destacado que el principal es el de superar MIFID II, la RETRATOS-15nueva normativa europea en materia de inversiones. “Es un gran reto profesional de los próximos meses, en el que ya estamos todos los del sector involucrados”, subraya. Además, están inmersos en un proceso de internacionalización de la compañía, en el que -ha indicado- está totalmente comprometida para llevarlo a cabo de forma eficiente y rentable en los próximos meses. “Miami es nuestro siguiente paso para poder atender las necesidades financieras de los inversores latinoamericanos”, apunta.

Por otra parte, GVC Gaesco forma parte de dos redes internacionales. ESN (European Securities Network), “europea y con un claro focus en el análisis, esta red está formada por casas de análisis de las principales plazas europeas”. Y, por otro lado, Global Alliance Partners (GAP), una red internacional de compañías de servicios financieros enfocada al Mercado de Capitales, a la Gestión de Patrimonios, a los Servicios de Corporate Finance, Análisis y a los Servicios de Intermediación. De esta red forman parte como miembro para Europa y Latinoamérica desde el año pasado. “Está muy consolidada en países emergentes, especialmente en Asia, y con un sesgo hacia compañías de pequeña y mediana capitalización”, explica.

Adicionalmente, tienen fondos de inversión registrados en Luxemburgo y ha destacado que tienen previsto registrar otro más antes de finales de año: GVC Gaesco 300 Places Worldwide.

María Cano Rico