Alrededor de 130 millones de niñas en todo el mundo no van a la escuela. Otras muchas se ven obligadas a abandonar muy pronto sus estudios, ya que los escasos ingresos familiares se destinan a la formación de sus hermanos varones. En los peores casos, sus aspiraciones y sueños chocan con barreras como el matrimonio infantil, la explotación sexual o la violencia en el ámbito doméstico. Devolver a estas niñas su derecho a la educación y avanzar en la igualdad de género es fundamental para luchar contra la pobreza. Una chica que haya recibido educación tendrá más probabilidades de llevar una vida saludable y enfermar menos, de ahorrar dinero y poner en marcha su propio negocio, de contribuir al progreso de su comunidad, de tener menos hijos y, además, educarlos -tanto a ellos como a ellas- en la igualdad.

Porque detrás de cada niña hay una historia, desde HP hemos querido, junto a Girls Rising, darles voz para que cuenten con qué sueñan, inspirándose en la tecnología, y que sirvan de referente y motivación para los nuevos talentos del futuro.  Hace cinco años, el equipo de Girls Rising se propuso impulsar un movimiento que recorriera todo el planeta para defender el acceso a la educación de las niñas. La película documental que rodaron, bajo aquel título de Girls Rising, cuenta la historia de nueve niñas inolvidables a las que dieron voz estrellas de Hollywood como Salma Hayek, Selena Gomez o Meryl Streep. La quinta y última actualización del documental sigue los pasos de estas niñas a las que el espectador llega a apreciar como si las conociera de toda la vida. Estas pequeñas de Camboya, Haití, Nepal, Egipto, Etiopía, India, Perú, Sierra Leona y Afganistán demuestran con su ejemplo de vida cómo la educación puede cambiar el mundo.

HP ha presentado recientemente la primera historia que nace de su colaboración con Girls Rising: el cortometraje Paro, filmado en Calcuta (India) y producido por HP Studios, que sigue los pasos de una niña al descubrir su pasión por pintar y ser escritora. A través de un camino inesperado, la dulce protagonista de esta historia -que sueña despierta y no deja nunca de escribir y dibujar, aunque esté en clase o debajo de las sábanas en su cama por las noches- inspira a otros escolares y les muestra el poder de la tecnología para reinventar y mejorar sus vidas. Paro despierta al niño que todos llevamos dentro para recordarle que soñar a lo grande y luchar por lo que te apasiona es un derecho que tenemos todos, sea cual sea el lugar del mundo en el que hayamos nacido.

De abril a junio, desde HP y con Girls Rising como aliados hemos puesto en marcha un desafío mundial para alentar la creación de más historias como “Paro”. El reto consiste en compartir una historia personal usando tecnología, ya sea un bolígrafo y papel, una fotografía, un vídeo o una grabación de audio. Los proyectos ganadores, que serán anunciados en el Día Internacional de la Niña el 11 de octubre, recibirán microcréditos, productos y servicios de HP y acceso a mentores. En Girl Rising se pueden consultar todos los detalles sobre el proceso y los requisitos de presentación.

Contar y compartir las historias puede ser una potente herramienta educativa. A los niños les ayuda a ganar confianza y capacidad de análisis, y pueden sacar fuera toda la creatividad y el talento que muchas veces nadie llega a ver. Por su parte, los profesores pueden inculcar en sus alumnos la reflexión, sin temor a hacer todas las preguntas que necesiten hasta comprender lo que no entiendan. Contar historias es fundamental para conocernos y comprendernos unos a otros.

El objetivo último de HP no solo es apoyar a todas las niñas olvidadas del planeta contando sus historias personales, sino también impulsar la formación y recursos que necesitará la nueva generación de mujeres líderes. El talento, pasión y capacidades de estas niñas serán decisivas para los cambios económicos, tecnológicos y políticos que se avecinan. Consciente de que la tecnología del futuro necesitará mentes creativas, en HP, apoyamos el estudio entre los niños y jóvenes de las disciplinas STEM, la programación y la robótica, pero también la escritura y el arte para desarrollar la imaginación. Todas estas capacidades, técnicas y humanísticas, serán claves para adaptarse a los nuevos trabajos del futuro y aprovechar al máximo el talento innato de cada persona.

Helena Herrero

Presidenta de HP para España y Portugal